Persianas sin Obra

Las persianas sin obra te ofrecen una amplia gama de posibilidades. Destacan por su instalación sencilla, que se resuelve en poco tiempo. Gracias a ellas, puedes enfrentarte a cualquier problema sin gastar demasiado dinero

mas

Persianas sin obras exteriores

Son las más comunes, ya que, en la mayoría de los edificios, se colocan las persianas fuera del cajón de la ventana. Esto las dota de una buena funcionalidad, hace que no estorben y que protejan los cristales de la intemperie. Además, se convierten en un elemento estético y capaz de conferir personalidad a una fachada. De entre todas las opciones, las alicantinas están despertando mucho interés.

Se trata de un tipo de persiana sin obra fácil de instalar, algo que se hace con dos hembrillas cerradas en su lomo y otras tantas en el marco de la ventana. También es resistente, especialmente si se ha utilizado el material adecuado para su fabricación. Por regla general, la madera ha sido el material tradicional, pero los metales contribuyen a reforzar sus características de resistencia.

Además, cumplen con su función de una manera efectiva, es decir, regulan el paso de la luz desviando los rayos del sol. Esto te permite proyectar sombra en los puntos que más te interesen.

Las persianas cubrirán el exterior de las ventanas o las puertas, mientras tú disfrutas del frescor en el interior. Tampoco tienes que preocuparte de su mantenimiento, que es sencillo al igual que la limpieza.

Persianas sin obra interiores

Las persianas sin obra para interiores contribuyen a ganar privacidad. Además, son sencillas de ajustar al tamaño de cualquier ventana. Son una opción interesante por la flexibilidad que ofrecen. Cuando las instalas dentro, te permiten colocar fuera unas contraventanas, lo que da pie a múltiples combinaciones con las que embellecer una fachada.

A la hora de escoger una persiana sin obra, las esterillas se imponen a las demás. Las encontrarás con frecuencia fabricadas en madera y su sistema de recogida combina el cordón con poleas. En cuanto a su forma, constan de una serie de listones unidos entre sí mediante cuerdas. Esto les confiere un aspecto rústico, sencillo e ideal para crear ambientes hogareños y cálidos, por poner un ejemplo.

Ten en cuenta que esta clase de persiana tiene unos orígenes orientales y no es raro encontrarlas fabricadas en bambú. Este material destaca por su resistencia y flexibilidad, unas características muy interesantes. La esterilla soporta el paso del tiempo y las inclemencias del clima con una mayor facilidad. Sin duda, es un añadido que no debes perder de vista a la hora de renovar las persianas.

Estas son las persianas sin obras que debes conocer. Las dos ofrecen unos puntos fuertes significativos y disponen de características muy interesantes. Elegir entre una y otra dependerá de tu situación, así que te recomendamos que pienses a fondo cuál encaja mejor en tus planes. De este modo, reducirás la incertidumbre y conseguirás la opción más ajustada. Eso sí, siempre llévate un producto de máxima calidad.

mas